Parecía que no iba a llegar, los días han sido grises y fríos con tormentas y lluvias frecuentes, pero la naturaleza ha seguido su curso y el tilo de delante de casa se ha ido vistiendo y por fin ha florecido, y con tanta agua todo está muy verde y con mucha más floración que otros años. Y este fin de semana – ¡por fin! –ha salido el sol y han subido las temperaturas.


Deja un comentario